viernes, 3 de junio de 2011

Llamazares vincula la ruptura entre sindicatos y patronal con el "golpe antidemocrático de mercado que apoya una CEOE que añora la época feudal"

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha vinculado hoy la ruptura de la negociación para al reforma de los convenios colectivos por parte de la patronal con el “golpe antidemocrático de mercado”, del que ha advertido que avanza “de manera inexorable” en nuestro país y amenaza con “hacer saltar por los aires” la concertación social.


En rueda de prensa en el Congreso, el parlamentario de IU ha responsabilizado de la ruptura a las “posiciones y la argumentación inaceptables de la patronal CEOE. Parece que no tienen suficiente con la falta de democracia interna de las empresas”. En esta línea, expresó su rotundo rechazo a las propuestas de los empresarios en materia de flexibilidad y ultraactividad de los convenios, descuelgue y actualización de salarios, porque supondrían “un desastre para las relaciones laborales. Vuelven a echar la crisis sobre los que no la han provocado, los trabajadores”.


Llamazares valora que la patronal busca un “retroceso a la sociedad medieval” porque “no tiene suficiente con la falta de democracia en las empresas sino que quiere llevarlas a la época feudal, donde el patrono es el señor feudal y los trabajadores, sus siervos”.


“Pero da la impresión –afirmó- de que ahora incluso pretenden ir más allá, puesto que si en el feudalismo los siervos no tenían ningún derecho, pero sí la protección de su señor, la CEOE busca ahora que los trabajadores no tengan ningún derecho y ninguna protección”.


Gaspar Llamazares explicó de cara al futuro que tras haber influido en la política económica del Ejecutivo “imponiéndole la agenda económica”, los mercados buscan influir también en el diálogo social “para que se recorten aún más los derechos de los trabajadores”.


Madrid, 3 de junio 2011