lunes, 20 de junio de 2011

Llamazares decide no participar en la votación que amplía de forma indefinida la misión española en la guerra de Libia

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, decidió hoy no participar en la votación que ha ampliado de forma indefinida la misión militar española en la guerra de Libia para no contribuir a una propuesta que calificó de “ilegal” y de estar “al margen de la ONU”.


Durante su turno de intervención en la reunión extraordinaria conjunta de las comisiones de Defensa y Exteriores celebrada en el Congreso, en la que dieron explicaciones las titulares de ambas carteras, Carme Chacón y Trinidad Jiménez, Llamazares explicó que lo que ha hecho el Gobierno es “pedir el respaldo para una actuación que ya no tiene el amparo de Naciones Unidas y que incumple lo previsto en la Ley de Defensa Nacional”.


“Nos proponen –dijo- una guerra interminable, interpretando la resolución de la ONU como si fuera un ‘cheque en blanco’ y al margen de la Ley de Defensa Nacional. Esto es un fraude de ley, una propuesta al margen de la legalidad y, en definitiva, algo ilegal”.


En la misma línea, Llamazares interrogó a las ministras por qué buscan ahora una intervención indefinida. “Quizá sea que es mejor ponerse colorado una sola vez que 100 veces amarillo”, ante una operación militar aliada que tachó sin rodeos de “fracaso”. De la misma forma, calificó de “hipócrita” que desde el Gobierno socialista se recurra al argumento de la “primacía de la política”, cuando ésta se ha descartado en todo momento.


Gaspar Llamazares detalló que la resolución de la ONU ha sido “sobrepasada de largo”, ya que en ésta no se da autorización para realizar intervenciones militares en tierra, actuar como fuerza aérea de una parte del conflicto y entrenar a lo que calificó como “mercenarios buenos”.


Indicó que lo que se quiere explicar “no se lo cree nadie. En Libia no hay una zona de exclusión aérea, sino una intervención aérea”; tampoco hay un “compromiso con la paz y de protección de la población”, ya que la intervención de la ONU ha provocado 700 víctimas y en todo el conflicto se han producido ya 10 veces más de muertos que en otros del entorno. “No es verdad que aportemos protección humanitaria. Estamos haciendo más trágico el empate que existe en la guerra civil libia”, dijo.


Madrid, 20 de junio 2011