domingo, 26 de junio de 2011

Llamazares reprocha por carta a Bono los ataques a Lara y su desprecio a los grupos pequeños frente al “buen gusto y objetividad” que debe a su cargo

“Está usted en pleno derecho de defender el bipartidismo, cuando aboga por los pactos entre el PP y el PSOE, pero ello no le da patente de corso para afirmar que ‘los minoritarios se queden en eso, en minoritarios’, le advierte el portavoz parlamentario de Izquierda Unida.


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha remitido una carta a José Bono para expresarle “mi desacuerdo en fondo y forma con las declaraciones con las que, de forma deliberada y reiterada, usted se ha prodigado esta semana contra Izquierda Unida”. Llamazares reprocha al presidente del Congreso con argumentos de peso sus constantes ataques personales de los últimos días contra Cayo Lara, mezclados con manifestaciones de desprecio hacia el papel que juegan los grupos pequeños en los distintos parlamentos, incluido el que él preside, frente a su no disimulado apoyo a un pacto global entre PP y PSOE.


“Y, como la forma es el fondo –le señala en su misiva-, me atrevo a recordarle que la objetividad, la imparcialidad y la independencia deben ser los principios inspiradores del Presidente, y la mejor garantía de su autoridad”.


Llamazares le recuerda explícitamente a Bono que “han sido muy desafortunadas las referencias personales al coordinador federal de mi formación política, injustamente zaherido. Tampoco es de recibo su acusación a IU de Extremadura porque ‘se entiende con el PP para estar en la Mesa, que es donde se come’. Está usted en pleno derecho de defender el bipartidismo, cuando aboga por los pactos entre el PP y el PSOE, pero ello no le da patente de corso para afirmar que ‘los minoritarios se queden en eso, en minoritarios’, ‘pinten o no pinten los títeres, porque pintan muy poco’”.


“Pero, más allá de mi discrepancia política de fondo –detalla Gaspar Llamazares-, el objeto de mi escrito es recordarle que su Señoría se debe ante todo a su cargo, siendo la tercera autoridad institucional del Estado, tras el Rey y el Presidente del Gobierno. Si bien es cierto que el Congreso no puede ignorar lo que ocurre más allá de sus muros, su Presidente ha de asumir una exigencia de responsabilidad y de imparcialidad, en el plural respeto y consideración a todas las opciones políticas representadas en la Cámara, y el deber de proteger las minorías en el ejercicio de su cargo”.


“Un presidente que baja a la arena política más descarnada, al mismo tiempo hace bajar a ella al Congreso y al régimen parlamentario”, le señala.


En base a estas premisas inherentes a su cargo, el portavoz parlamentario de IU afea a Bono sus reiterados ataques partidistas contra Izquierda Unida, incompatibles con el puesto de presidente de la Cámara Baja dado que “no es justo ni acertado insultar ni cuestionar al coordinador federal de IU por defender las posiciones de la dirección de IU en todo el país, y no son de recibo los ataques personales que degradan la vida política. Y tampoco es muy edificante la referencia a la falta de disciplina de IU en Extremadura, viniendo de un partido traicionado que, por el ‘tamayazo’, entregó al PP la Comunidad de Madrid”.


“No pido que, como es el caso en la tradición anglosajona, el presidente de la Cámara se retire completamente de toda participación en los asuntos y actividades de su partido, o que el cargo sea la coronación de una carrera política y no un trampolín para acceder a otras aspiraciones. Pero, desde el buen gusto que se espera de su cargo, considero que ha de saber elevarse por encima de la contienda política y de las partes”, apostilla.


Gaspar Llamazares concluye su misiva con una cita: “Como afirmó Gregorio Peces Barba en el discurso pronunciado en la sesión constitutiva del Congreso, el 18 de noviembre de 1982, conviene mantener ‘unos usos parlamentarios forjados en las anteriores legislaturas y que deberían tener vocación de permanencia’”.


Madrid, 26 de junio 2011