martes, 1 de febrero de 2011

Llamazares denuncia "hipocresía calculada" del Gobierno tras impedir PSOE y CiU crear una comisión de investigación sobre Wikileaks en el ‘caso Couso"


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, calificó hoy en el Congreso de “hipocresía calculada” la postura que ha tomado el Gobierno para dificultar el control parlamentario y el conocimiento por el Congreso del alcance de las revelaciones de Wikileaks sobre las presiones políticas y judiciales ejercidas por la Embajada de EE.UU en Madrid sobre responsables políticos y de la judicatura.


Llamazares hizo esta valoración en una rueda de prensa en la Cámara Baja junto a la diputada de ICV, Nuria Buenaventura, al término de la Junta de Portavoces en la que PSOE y CiU unieron fuerzas para vetar la propuesta de IU-ICV de debatir la creación de una comisión de investigación sobre el contenido de los documentos difundidos por Wikileaks y la repercusión negativa de las presiones que desvelan en asuntos como el asesinato en Irak del cámara José Couso por soldados norteamericanos o el paso de los denominados ‘vuelos de la CIA’ con detenidos ilegales por el espacio aéreo español.


Al tiempo que Buenaventura mostraba su “sorpresa e indignación” por la demostración de “falta de transparencia” evidenciada por PSOE y CiU, Llamazares denunció que “mientras algunos como la Administración de EE.UU parece que quieren ‘matar al mensajero’ tratando de llevarle a la cárcel, el Gobierno quiere ‘amordazar a ese mensajero’ impidiendo el debate”.


Para el diputado de Izquierda Unida, “el Ejecutivo socialista parece no conformarse con un ‘giro a la derecha’ en materia económica sino que pretende una restauración de los modos de la derecha en el ámbito parlamentario”.


En la misma reunión de la Junta de Portavoces PSOE y CiU rechazaron también que el presidente del Gobierno informase en sesión plenaria de la polémica inclusión de la política nuclear en las negociaciones mantenidas con los agentes sociales y que la ministra de Exteriores respondiera en la comisión parlamentaria correspondiente de la política del Gobierno favorable a Marruecos en relación con los graves sucesos ocurridos en los territorios ocupados del Sahara Occidental.


Madrid, 1 de febrero 2011