jueves, 10 de febrero de 2011

Llamazares registra una iniciativa para que se sustituya una fiesta religiosa por el 14 de abril como "Día de la Memoria Histórica"

El portavoz parlamentario de IU presentó hoy la proposición no de ley junto a la diputada de ICV, Nuria Buenaventura, con quien adelantó que habrá otras dos propuestas en favor de la nulidad de los juicios del franquismo y contra la impunidad de la Ley de Amnistía.


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, presentó hoy en el Congreso junto a su homóloga de Iniciativa per Catalunya Verds, Nuria Buenaventura, la iniciativa registrada esta misma mañana en el Congreso de los Diputados donde, entre otras cuestiones, se pretende que se sustituya una de las actuales fiestas religiosas de ámbito estatal por la fecha del 14 de abril y que se declare como ‘Día de la Memoria Histórica’. Esta propuesta se contiene en la Proposición no de Ley sobre el 80 Aniversario de la proclamación de la II República que tendrá lugar en 2011.


Llamazares señaló que “en principio no tiene que haber motivos para no poder declarar el 14 de abril como fiesta nacional. Ya va siendo hora de que exista también pluralismo en los festejos frente a los privilegios de que gozan las fiestas de carácter religioso”.


Tanto Llamazares como Buenaventura destacaron que la proposición incluye también la idea de que en este 2011 se impulse “la edición conjunta de la Constitución Española de 1978 y de la Constitución de la República Española de 1931 para su difusión en los centros educativos públicos” y que las nuevas generaciones vean así las “enormes similitudes de sus contenidos democráticos”. De esta forma se acabaría también con la idea reiterada desde determinados sectores reaccionarios de que “la II República es sólo sinónimo de caos o de guerra civil, cuando su principal significado es el de democracia”.


El parlamentario de IU coincidió con su compañera de ICV en que la iniciativa pretende “poner en valor avances democráticos que acompañaron a la República como el reconocimiento a la libertad ideológica o de la igualdad, el sufragio universal (también para las mujeres) o la separación entre Iglesia y Estado”.


La proposición persigue también que este año haya en el Congreso un acto institucional de reconocimiento de los “avances sociales, políticos y culturales producidos en la II República, con homenaje a las víctimas por su defensa de la legitimidad de ésta frente al alzamiento militar del año 1936 y frente a la posterior dictadura”. Llamazares destacó que ya es hora de que haya “una declaración expresa de condena al levantamiento militar que provocó el inicio de la Guerra Civil y la posterior dictadura”.


Además, y en cumplimiento del artículo 12 de la Ley de Memoria Histórica, IU e ICV piden terminar antes de que concluya el presente año “el protocolo de actuación científica y multidisciplinar que asegure la colaboración institucional y la adecuada intervención en las exhumaciones”, así como que se elabore “un mapa de todo el territorio español en el que se localicen los restos de las personas desaparecidas violentamente durante la Guerra Civil o la represión política posterior”.


Gaspar Llamazares considera que ésta es una de las forma de “dar respuesta a una de las hipotecas de la Transición: que para que existiera reconciliación debía haber olvido. Pues no. La reconciliación no puede significar amnesia, sino que debe hacerse rememorando las conquistas de la II República, a los luchadores de la democracia y los valores republicanos”.


El parlamentario de IU considera que “ésta es una iniciativa de mínimos, con la que buscamos obtener el mayor consenso posible en el Congreso”.


No obstante, en esta misma línea, adelantó que se está trabajando ya en otras dos propuestas más ambiciosas: la primera exigirá la “nulidad absoluta” de los juicios del franquismo y el cumplimiento de las obligaciones de los poderes públicos en materia de exhumaciones, mientras que la otra buscará que la Ley de Amnistía “no suponga impunidad”.


Llamazares explicó también que Izquierda Unida está trabajando ya para “impulsar una serie de movilizaciones para pedir que no se juzgue a los que han hecho esfuerzos por aclarar las responsabilidades de los que se opusieron a la llegada de la democracia a este país”. Hizo mención al magistrado Baltasar Garzón, actualmente apartado de la Audiencia Nacional y pendiente de enjuiciamiento por el Tribunal Supremo. “No se trata de un juicio, sino de un linchamiento a la memoria republicana y el menosprecio a cientos de miles de víctimas”, denunció.


EN EL ARCHIVO ADJUNTO SE ACOMPAÑA EL TEXTO ÍNTEGRO DE LA PROPOSICIÓN


Madrid, 10 de febrero 2011