martes, 15 de febrero de 2011

Llamazares incluye en las enmiendas registradas a la Ley de derechos y deberes de los militares que se les permita afiliarse a partidos políticos


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha presentado en el Congreso las enmiendas parciales registradas hoy mismo al Proyecto de Ley Orgánica de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas. El texto señala por primera vez que los militares puedan afiliarse a organizaciones políticas.


En concreto, el punto 1 de la enmienda que modifica el artículo 7 señala textualmente que “los miembros de las Fuerzas Armadas podrán afiliarse a partidos políticos sin que su participación en los mismos sea activa; no podrán fundar ni afiliarse a sindicatos ni realizar actividades sindicales”.


No obstante, el punto dos de esta misma enmienda se señala que “en el cumplimiento de sus funciones, los miembros de las Fuerzas Armadas deberán actuar con absoluta neutralidad política y sindical, respetando los principios de imparcialidad y no discriminación por razón de sexo, origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad, orientación sexual, lengua, opinión, lugar de nacimiento o vecindad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.


Llamazares señaló que la intención de Izquierda Unida con sus enmiendas se centra en “mejorar sustancialmente y actualizar la parte correspondiente a los derechos fundamentales y libertades públicas” del texto presentado por el Ejecutivo, cuyo contenido tachó de “insuficiente y manifiestamente mejorable”.


Para el parlamentario de IU, el proyecto de ley del Gobierno llega a “contradecir o directamente no refleja algunos derechos constitucionales de los integrantes de las Fuerzas Armadas. Destacó entre ellos las lagunas en cuanto a libertad de expresión, libertad religiosa y de conciencia.


Así, se propone una nueva redacción del artículo 3 en el sentido de que se reconozca que “los miembros de las Fuerzas Armadas son titulares de los derechos fundamentales y libertades reconocidos en la Constitución, sin otro límite en su ejercicio que los establecidos en ésta, en las disposiciones que la desarrollan y en esta ley orgánica”.


Llamazares destacó también la modificación propuesta en el artículo 6 para añadir un nuevo apartado 3 con esta redacción: “En el ámbito de las Fuerzas Armadas se respetará y protegerá el derecho a la libertad religiosa y de conciencia que se ejercerá de acuerdo con la Ley Orgánica 7/1980 de 5 de julio, sin perjuicio de la asistencia religiosa que debe garantizar el Gobierno de conformidad con lo previsto en la disposición adicional octava de la Ley 39/2007 de 19 de noviembre, de la carrera militar. Ningún militar podrá ser obligado a asistir o participar en ningún acto religioso, que no podrán tener la consideración de acto de servicio”.


IU-ICV también proponen mejorar los dos órganos que crea la futura ley: el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas y el Observatorio de la vida militar. Para Llamazares, el Consejo propuesto es “muy débil” porque no cuenta con informes preceptivos sobre normas que afectan a los militares, mientras que el Observatorio debería ir más allá y poder “investigar y dar recomendaciones” sobre los derechos de los militares.


Madrid, 15 de febrero 2011