martes, 16 de noviembre de 2010

Llamazares, satisfecho pues con la enmienda de IU-ICV "el Gobierno fracasa al vetar al parlamento para amordazar el tema congelación de pensiones"


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, se ha mostrado hoy satisfecho porque con la enmienda de IU-ICV a los Presupuestos Generales del Estado que se debatirá y votará mañana en Pleno “ha fracaso el veto del Gobierno para amordazar al Parlamento en el tema de la congelación de pensiones”.


Llamazares se refería así, en la rueda de prensa ofrecida en la Cámara conjuntamente con la diputada de ICV, Núria Buenaventura, a la enmienda parcial a las cuentas públicas que IU e ICV lograron mantener viva para tratar de evitar que el Gobierno congele las pensiones a partir del próximo 1 de enero. Esta iniciativa pudo escapar al veto que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero impuso hace dos semanas a otras 22 enmiendas presentadas por los diversos grupos, entre las que se encontraban dos conjuntas firmadas por todas las formaciones –salvo PSOE y sus socios presupuestarios de PNV y CC-, también con el objetivo de evitar que se dejen de revalorizar las pensiones el próximo año.


A juicio del portavoz parlamentario de IU, su enmienda “no puede, no debería ser rechazada”, porque propone que los 1.500 millones necesarios para subir las pensiones contributivas en 2011 provenga del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, lo que no supone un incremento del déficit del Estado.


“Cuando está previsto un superávit de la Seguridad Social superior a 3.000 millones de euros, el Gobierno no puede decir que esto vaya a constituir una carga excesiva”, valoró.


Llamazares, al igual que Buenaventura, destacó la importancia de que la enmienda se tenga que discutir en el Pleno del Congreso ya que, entre otras cuestiones, obligará a “retratarse” a PNV y CC, las dos únicas formaciones con las que el Gobierno socialista ha pactado el apoyo presupuestario.


Para el diputado de IU, “al PNV, formación que siempre ha defendido la necesidad de mejorar el sistema público de pensiones, no le resulta cómodo ni este debate ni esta votación”. No obstante, apeló “a la coherencia del Grupo Vasco en relación a una materia que no va a aumentar el déficit”.


En su opinión, en un momento en que se llevan a cabo negociaciones entre todas las formaciones de cara a una futura reforma de las pensiones “se hace necesario no desestabilizar el Pacto de Toledo, un pacto que está herido, no de muerte, pero sí herido desde el momento en que el Gobierno tomó la decisión de manera unilateral de congelar las pensiones, y cuyos trabajos avanzan a trancas y barrancas”.


Llamazares adelantó que negociará hasta el último momento con todos los grupos parlamentarios, incluidos el PSOE, PNV y Coalición Canaria, para intentar que apoyen la enmienda y sean “coherentes” con votaciones anteriores, en referencia a las dos formaciones minoritarias.


En el texto de explicación de esta enmienda se señala que “la reducción del déficit público no debe hacerse sobre la base de la congelación de las pensiones y su no actualización de conformidad con el incremento de los precios, pues tal congelación contribuye a un más desigual reparto de la riqueza y supone hacer pagar la crisis generada por los mercados financieros a quienes ni son los principales responsables, ni son las personas que mejor pueden soportar los ajustes en sus ingresos”.


Esta motivación propone que “debe restituirse lo que fue una conquista social justa: el mantenimiento del poder adquisitivo de las personas que cobran pensiones públicas”.


Ni IU ni ICV habían revelado hasta ayer que esta enmienda seguía viva. Llamazares y Buenaventura lo hicieron una vez que ya se había iniciado el lunes el debate presupuestario en Pleno. Decidieron esperar hasta ese momento una vez cumplidas dos semanas del registro de las enmiendas y con la intención de evitar que el Gobierno socialista decidiera ampliar el veto que ya había ejecutado contra las otras 22 iniciativas mencionadas.


Madrid, 16 de noviembre 2010