lunes, 15 de noviembre de 2010

IU-ICV logran mantener viva una enmienda a los presupuestos para que no se congelen las pensiones en 2011 que deberá votarse el miércoles en el Pleno

La iniciativa pide destinar 1.500 millones de las cuentas públicas a la actualización de las pensiones cuya dotación provendría del aumento del próximo año en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.


IU-ICV han logrado mantener viva una enmienda parcial a los Presupuestos Generales del Estado 2011 para tratar de evitar que el Gobierno congele las pensiones a partir del próximo 1 de enero. La enmienda deberá debatirse y votarse el próximo miércoles en el Pleno de la Cámara. Los parlamentarios de IU e ICV, Gaspar Llamazares y Nuria Buenaventura, lograron que esta enmienda -una de las cerca de 500 modificaciones parciales que registraron al proyecto de Presupuestos- escapara al veto que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero impuso a otras 22 enmiendas presentadas por los diversos grupos, entre las que se encontraban dos conjuntas firmadas por todas las formaciones con representación parlamentaria –salvo PSOE y sus socios presupuestarios de PNV y CC-, que buscaban este mismo objetivo de evitar la congelación de las pensiones, además de otras dos enmiendas parciales de IU-ICV en sentido similar.


Llamazares y Buenaventura informaron hoy de esta situación una vez que ya se había iniciado el debate presupuestario en Pleno. El diputado de Izquierda Unida explicó a los medios en los pasillos de la Cámara que tanto él como Nuria Buenaventura eligieron esperar hasta el Pleno de hoy para anunciarlo, una vez cumplidas dos semanas del registro de las enmiendas y con la intención de evitar que el Gobierno socialista decidiera ampliar el veto que ya había ejecutado contra las iniciativas mencionadas. Buenaventura reveló este mismo hecho durante su intervención de esta tarde ante el Pleno.


Esto es así porque, según el Reglamento de la Cámara Baja, el Gobierno tiene 15 días para declarar si se opone a la tramitación de una enmienda o iniciativa parlamentaria. No obstante, Llamazares mostró su confianza en que el Ejecutivo socialista no trate ahora de impedir la votación de esta enmienda.


La enmienda plantea destinar 1.500 millones de los Presupuestos Generales del Estado a la actualización de las pensiones. Este dinero saldría de la futura dotación del Fondo de Reserva, es decir, del superávit de las cotizaciones a la Seguridad Social que anualmente se destina a la ‘hucha de las pensiones’. IU e ICV eluden de esta manera la excusa dada por el Gobierno para justificar su veto a las 22 enmiendas que ha impedido votar en el Congreso alegando, entre otros motivos, que suponían un incremento injustificado del gasto presupuestario.


En el texto de explicación de esta enmienda se señala que “la reducción del déficit público no debe hacerse sobre la base de la congelación de las pensiones y su no actualización de conformidad con el incremento de los precios, pues tal congelación contribuye a un más desigual reparto de la riqueza y supone hacer pagar la crisis generada por los mercados financieros a quienes ni son los principales responsables, ni son las personas que mejor pueden soportar los ajustes en sus ingresos”.


Esta motivación propone que “debe restituirse lo que fue una conquista social justa: el mantenimiento del poder adquisitivo de las personas que cobran pensiones públicas”.


Ni IU ni ICV habían revelado hasta ahora que esta enmienda seguía viva. Ambas formaciones, junto a ERC, con quien comparten su grupo técnico en el Congreso desde principio de legislatura, habían recurrido al Congreso sin éxito la decisión del Gobierno de impedir votar otras seis de sus enmiendas, además de las dos firmadas conjuntamente con el resto de formaciones para tratar de evitar también la congelación de las pensiones.


Madrid, 15 de noviembre 2010


Enlace a la noticia en video.