martes, 30 de noviembre de 2010

Llamazares reclama el cese de Conde Cumpido si no explica su "colaboración inaceptable" con EE.UU para dificultar procesos judiciales

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha pedido la dimisión del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, si no explica de manera pormenorizada lo que ha trascendido de las filtraciones de documentos diplomáticos de Wikileaks, donde queda reflejada una “colaboración inaceptable” con Estados Unidos para “dificultar procesos judiciales y tapar a los responsables de crímenes inaceptables.


Llamazares hacía así referencia, entre otros, a las dificultades puestas por distintas instancias judiciales españolas, entre ellas la Fiscalía General y la Fiscalía de la Audiencia Nacional a los procesos judiciales sobre el asesinato del cámara José Couso en Irak por soldados norteamericanos y al de los ‘vuelos de la CIA’, donde está personada IU como acusación.


El portavoz parlamentario de IU ha registrado ya en el Congreso la petición de comparecencia urgente del fiscal general en la Cámara para poder exigirle en sede parlamentaria todas las explicaciones que considere oportunas.


Para Gaspar Llamazares, resulta “muy preocupante” la información que reflejan los documentos diplomáticos hechos públicos porque ponen de manifiesto una “presión inaceptable por parte de la embajada de Estados Unidos que va más allá de una relación diplomática normal y que entra de lleno en la injerencia. Es un escándalo que afecta a nuestro país y a la Justicia”.


En su opinión, la embajada estadounidense tiene derecho a relacionarse con el Ministerio de Asuntos Exteriores español, pero hacerlo directamente con miembros de la Fiscalía “supone un hecho gravísimo” por el que sus responsables incumplen el estatuto del ministerio público.


“Lo que ha hecho la Fiscalía –detalla- es obstaculizar procedimientos judiciales cuando debe facilitarlos, darles información al margen del procedimiento y defender a los acusados en lugar del interés general. En vez de representar el interés público, la Fiscalía ha representado el interés de Estados Unidos, que en muchos casos trata de tapar a los responsables de crímenes inaceptables y de vulneraciones de derechos humanos como en los casos de Couso y de los ‘vuelos de la CIA’”.


Llamazares no acepta por insuficientes las primeras y escuetas explicaciones dadas hasta ahora por Conde Pumpido. “El fiscal general, o explica claramente estas relaciones oscuras e inconfesables por las que la Fiscalía informaba a los acusados al margen de las relaciones de Justicia y colaboraba con los acusados más allá de derecho de defensa, o debe dimitir”, asegura.


Madrid, 30 de noviembre 2010