martes, 5 de abril de 2011

Llamazares denuncia que “se está haciendo un uso perverso de la crisis para debilitar el Estado del bienestar en temas como la Sanidad o las pensiones

El portavoz parlamentario de IU y presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso desarrolló toda su jornada de trabajo matinal en Badajoz, donde impartió una conferencia en la Facultad de Medicina.


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida y presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Gaspar Llamazares, ha denunciado hoy que “se está haciendo un uso perverso de la crisis económica de tal manera que se quieren debilitar los pilares del Estado del bienestar en España. De este ataque perverso no quedan al margen ni la Sanidad Pública ni el sistema de pensiones”.


Llamazares se encuentra hoy en Extremadura y estas declaraciones las realizó durante su jornada de trabajo de la mañana en Badajoz, donde ofreció una rueda de prensa e impartió una conferencia sobre ‘El futuro de la Sanidad Pública en el marco de la crisis’ en la Facultad de Medicina de esta ciudad. Por la tarde se desplazó a Almendralejo para participar en un acto de precampaña y presentar las candidaturas de IU-Extremadura en esta localidad.


El diputado de IU valoró que el sistema sanitario en nuestro país “no tiene ningún problema de viabilidad o sostenibilidad” y, como viene defendiendo de forma reiterada, insistió sobre su “indudable eficacia, ya que está entre los que mejor funcionan del mundo”. No obstante, advirtió sobre que “precisamente ahí está el riesgo; su éxito es su peligro. Es una perita en dulce para el ataque de la gestión privada”.


“Los que se han servido del Estado para salir de la crisis –detalló- buscan al calor de la crisis hacerse con sectores sociales muy importantes para obtener nuevos nichos de mercado, como la Sanidad o la Educación. Ahí está la verdadera voluntad del ataque al Estado del bienestar, con la excusa de la reducción del déficit determinados derechos universales se convierten en bienes de mercado”.


Gaspar Llamazares avisó también de los “recortes negativos” que ya ha sufrido el entorno sanitario, entre los que destacó los salarios de los profesionales de la Sanidad, que han supuesto recortar un 2,5 % el gasto sanitario público a nivel estatal, algo a lo que se deben añadir las “políticas de ajuste que han interpretado algunas comunidades autónomas”, hasta aumentar ese recorte en un 4 ó 5%.


A su vez, indicó que la disminución en la reposición de profesionales del sistema sanitario o de inversiones en gasto corriente “ha traído como consecuencia un posible deterioro del sistema que algunos quieren aprovechar ahora en su beneficio”.


El parlamentario de IU tachó de “interesados” los argumentos de quienes defienden las privatizaciones o el copago sanitario, porque “las experiencias de privatizaciones demuestran que son menos eficientes que el sistema sanitario público”. Además, sostuvo que la única parte del sistema ya con copago -el gasto farmacéutico- “es la más ineficiente. El copago es inequitativo y discrimina a la gente con enfermedades crónicas, peor accesibilidad al sistema o más baja renta”.


Llamazares recordó también que, a propuesta de Izquierda Unida, “está pendiente de aprobación el derecho universal a la salud, algo que está acordado dentro del Parlamento, algo que se lograría con un escaso presupuesto y cubriendo al conjunto de la población”.


Entrando en la parte propositiva, señaló que el sistema sanitario público necesita de modificaciones, pero que éstas deban pasar por “dar un mayor papel a la prevención y la promoción de la salud; a las enfermedades crónicas y las referidas a enfermos de patologías concretas. También por una reorientación del ineficiente gasto farmacéutico y tecnológico”, en el que tienen mucho que ver más que los beneficios sanitarios “las presiones de las compañías directamente interesadas”. Todo ello debe ir unido a “una mayor participación de los profesionales y los ciudadanos en la gestión del sistema”.


Badajoz, 5 de abril 2011