viernes, 3 de diciembre de 2010

Llamazares reclama que se retire la denuncia contra los activistas que mostraron su apoyo al pueblo saharaui durante el pleno del congreso

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha reclamado hoy que se retire la denuncia por alteración grave del orden público contra los seis activistas pro saharauis que fueron expulsados de la tribuna de público del Hemiciclo, conducidos a la comisaría del Congreso y luego trasladados detenidos en un furgón policial hasta la Brigada de Información por lanzar consignas de apoyo al pueblo saharaui durante el Pleno del jueves.


Llamazares considera “desmesurada e injusta” la actuación seguida por el Congreso ante este incidente, ya que en otras situaciones similares las fuerzas de seguridad de la Cámara, a instancias de los máximos responsables de la misma, se habían limitado a tomar los datos de las personas requeridas y acompañarles hasta el exterior de las instalaciones sin que hubiera denuncia posterior ni la imputación de cargo alguno.


“Ante lo desmesurado de la denuncia el Congreso debería retirar la acusación”, indicó Llamazares a preguntas de los periodistas antes del acto protocolario de lectura de la Constitución con jóvenes estudiantes y miembros de la cultura, el deporte y el espectáculo celebrado en la Cámara Baja. Opinó que “es verdad que se produce un incidente pero no es malo que de vez en cuando oigamos la palabra de los ciudadanos, aunque sea subida de tono. No me parece que sea para tanto”.


Entre los seis activistas detenidos se encontraba el actor Willy Toledo, quien había acudido al Congreso junto a una joven saharaui, ambos invitados por Izquierda Unida, al Pleno donde se debatió una moción registrada por IU-ICV para condenar los graves incidentes producidos en El Aaiún durante el desalojo violento, el pasado 8 de noviembre del denominado ‘Campamento de la Dignidad’ por parte de las autoridades de Marruecos.


Madrid, 3 de diciembre 2010