miércoles, 22 de diciembre de 2010

IU vota en contra de la reforma del Estatuto de Extremadura tras el pacto excluyente entre PSOE y PP que incluía rechazar enmiendas de importancia

Intervención íntegra de Gaspar Llamazares en el Pleno en el que salió aprobado el nuevo texto estatutario extremeño (21-12-10).


Señorías, comparezco en nombre del Grupo Parlamentario de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya para expresar nuestro pesar por que no hayamos podido llegar a un acuerdo en relación con el Estatuto de Extremadura, porque no hemos sido llamados al diálogo, a la deliberación o a la negociación. No lo hemos sido en el periodo previo, en el periodo propiamente del Parlamento de Extremadura y de las negociaciones y diálogos que allá se establecieron para la elaboración del proyecto. Y, por supuesto, tampoco lo hemos sido en esta Cámara, donde apenas se han introducido algunos matices a la iniciativa del Parlamento extremeño, pero todos ellos de acuerdo entre el Partido Popular y el Partido Socialista que, de manera exclusiva y excluyente, han mantenido el texto de la reforma del Estatuto de Extremadura.


También quiero decirles, señorías, que considero perfectamente asumible que, además de discutir y debatir en esta Cámara sobre los problemas de la crisis económica, del desempleo y los problemas sociales que todo ello conlleva, podamos discutir sobre el modelo territorial. Aunque sea un hombre puedo pensar en dos cosas al mismo tiempo y creo que los diputados y diputadas de esta Cámara, también. Por tanto, estoy dispuesto a discutir de esta materia, como otras muchas que discutimos en esta Cámara y que tienen relevancia para los extremeños y también para todos los ciudadanos.


Sin embargo, creo que este estatuto de autonomía, en opinión de mi grupo parlamentario, es una oportunidad perdida. Lejos de suponer un cambio cualitativo con respecto al autogobierno de Extremadura en el marco de la Constitución española, en nuestra opinión es un estatuto ‘fijista’ que prácticamente se queda en el mismo sitio. La pregunta es ¿por qué la oportunidad perdida y por qué el estatuto ‘fijista’?, ¿por qué se queda en el mismo sitio? Pues porque básicamente nos encontramos ante un estatuto reactivo. No es un estatuto que nazca de la voluntad de la Cámara autonómica y de la ciudadanía extremeña por mejorar su autogobierno, sino que nace de la voluntad reactiva frente al Estatuto de Cataluña en su momento.


Da la impresión de que los legisladores se autoatribuyen el papel de ‘vigilantes de occidente’. Yo también soy de occidente, Asturias está en el noroccidente, y también Extremadura está en el occidente de nuestro país, pero no me considero vigilante de occidente; de ninguna manera. Da la impresión, por tanto, de que este estatuto es el estatuto del ‘vigía de occidente’, el estatuto de la vigilancia constitucional frente a aquellos que, al parecer, utilizamos los estatutos de autonomía para vulnerar la Constitución, para saltarnos la Constitución. En ese sentido, el gran error es que sea un estatuto reactivo y no un estatuto que nazca de la voluntad, de la necesidad y también de las potencialidades, que son muchas, de Extremadura. Por eso creo -y vuelvo a repetir- que es un estatuto en mi opinión fallido, una oportunidad perdida.


¿En qué medidas hemos centrado nuestras enmiendas, nuestras propuestas, que no han tenido mucho éxito? Pues en el sentido de una interpretación federal de la Constitución española. Sé que lo tengo muy difícil porque previamente la señora Díez ha dicho que es federalista y he estado a punto de salirme del gremio, pero yo voy a defender en esta Cámara el federalismo, en este caso plurinacional; el federalismo –lo que no es contradictorio- cooperativo y solidario.


Por ello, hemos presentado una serie de enmiendas que pretenden introducir, por ejemplo, los derechos y deberes que otros estatutos de autonomía han incorporado a sus textos y que incluso el Tribunal Constitucional ha considerado constitucional frente a todo lo que se ha dicho en esta Cámara contra los derechos y deberes incorporados a los estatutos de autonomía; no eran inconstitucionales incluso en la interpretación del Tribunal Constitucional.


También hemos propuesto la reforma del sistema electoral favoreciendo un sistema más proporcional, la participación de los ciudadanos, criterios como la sostenibilidad ambiental, la defensa de los medios de comunicación públicos y de su independencia, y el deslinde competencial, que también ha sido considerado constitucional por parte del Tribunal Constitucional.


Señorías, termino. Este estatuto que, como digo, nace de manera reactiva -espero que no lo sea-, da la impresión de que es el ‘canto del cisne’ de la segunda transición estatutaria. Un ‘canto del cisne’ que en mi opinión apunta a la Restauración: más conservadurismo, más bipartidismo y más centralismo. Espero, como digo, equivocarme por el bien de Extremadura; espero equivocarme por el bien del conjunto de los estatutos de autonomía y de una concepción federalista de nuestra Constitución. Muchas gracias.


Madrid, 22 de diciembre 2010