jueves, 1 de julio de 2010

PSOE y PP sellan junto a los nacionalistas una leve reforma electoral que veta el más mínimo cambio sobre la proporcionalidad del sistema

como propone IU

Gaspar Llamazares presentó un voto particular al informe definido de la subcomisión y reprochó a los portavoces de los partidos que sacan provecho del actual sistema que los cambios pactados “consagran que siendo IU la tercera fuerza política estatal en votos tenga que seguir siendo la sexta fuerza en representación en el Parlamento”

(Madrid, 30 de junio 2010).- PSOE y PP, junto a los grupos parlamentarios nacionalistas de CiU y PNV, cerraron hoy definitivamente en el Congreso la puerta a toda posibilidad de una reforma de la Ley Electoral que haga más proporcional, representativo y justo el sistema vigente desde la transición, que quedó plasmado en Ley Electoral General (LOREG), que data de 1985.

La Comisión Constitucional del Congreso aprobó, con el único voto en contra de IU-ICV y la abstención de Coalición Canaria, el informe de la subcomisión parlamentaria encargada de presentar propuestas para la reforma electoral. Las recomendaciones, entre las que figura una restricción del voto de los emigrantes españoles en el exterior o el leve recorte de gastos electorales, se deben plasmar ahora en una proposición de ley que se tramitará en las Cortes tras el verano para que los cambios puedan aplicarse en las Elecciones Municipales y Autonómicas de 2011.

Entre las novedades figura la exclusión de participación de los residentes en el extranjero en las elecciones locales, la posibilidad de voto en urna en consulados y embajadas para los emigrantes o el cambio del sistema de concejo abierto que rige para los pequeños municipios.

Izquierda Unida, a través de su portavoz parlamentario Gaspar Llamazares, presentó un voto particular –algo que también hicieron tres formaciones encuadradas en el Grupo Mixto- donde volvió a plantear todas sus propuestas de modificación de la ley, la mayor parte de ellas avaladas totalmente por el informe que el Gobierno encargó al Consejo de Estado en 2009, complejo trabajo de este órgano consultivo que luego ha sido despreciado por completo por las formaciones mayoritarias. Todos los votos particulares fueron rechazados.

Llamazares insistió durante su intervención en que la subcomisión no ha reparado el “agravio y el escándalo” que supone el actual sistema electoral, que prima a las formaciones mayoritarias en detrimento de la tercera fuerza política estatal. Según explicó, “se ilegalizan las formaciones distintas de las mayoritarias y, en el caso de IU, se ilegaliza a una parte de la clase obrera que fue garante de la Transición”.

Para el diputado de IU, la reforma actual consagra que “siendo IU la tercera fuerza política en votos (con cerca de un millón de sufragios) tenga que seguir siendo la sexta fuerza en representación en el Parlamento”.

Mientras a Gaspar Llamazares su escaño le costó en las pasadas Elecciones Generales de 2008 alrededor de 500.000 votos, a diputados como Rodríguez Zapatero o Rajoy les bastó con cerca de 65.000 papeletas.

El voto particular de IU manifiesta que en la reforma de la LOREG “resulta escandaloso que no se afronte una de las principales causas que impiden que la voluntad popular quede fielmente reflejada en la composición del Congreso de los Diputados, máximo órgano representativo”, ya que “la proporcionalidad entre la composición política del Congreso y la votación popular expresada en las urnas es una exigencia ineludible de cualquier sistema democrático”.

Se considera que se está vulnerando el artículo 68 de la Constitución, en el que se determina que el voto de los ciudadanos españoles debe ser igual para todos. IU considera que “la renuncia de la mejora de la proporcionalidad es la renuncia de los partidos políticos mayoritarios a un modelo político democrático de calidad en función de intereses coyunturales y espurios que sólo buscan perpetuar un sistema electoral injusto que les beneficia, en detrimento del básico derecho ciudadano a ver reflejadas fielmente sus opciones ideológicas o políticas”.

Izquierda Unida incide en la “desigual distribución” de los escaños por circunscripción, que hace que “unas provincias resulten infrarrepresentadas (las muy pobladas) y otras subrerrepresentadas (provincias rurales)”; en la “asignación de escaños a las candidaturas en cada circunscripción”, lo que “impide que la fórmula electoral despliegue sus efectos de reparto proporcional”; y un “resultado general” de las elecciones que “contradice la voluntad popular, de manera que, teniendo más votos que otros, hay organizaciones políticas que obtienen menos escaños”.

Al término de la reunión Llamazares tuvo que solicitar al presidente de la Comisión, Alfonso Guerra, un turno de réplica por alusiones ante los ataques de los que fue objeto la formación que representa por parte del portavoz socialista, José María Benegas. Frente a la exposición técnica y argumentada realizada por el diputado de IU, el parlamentario vasco del PSOE prefirió el cuerpo a cuerpo y el uso de valoraciones de desprecio hacia los resultados electorales de la formación a su izquierda.

Benegas, que tachó los argumentos de Llamazares de “desmesurados”, le espetó a continuación en forma de interrogación retórica que “¿Por qué no pensamos que llevan ustedes perdiendo votos elección tras elección y que eso lleva inexorablemente a perder representación parlamentaria?”. El diputado socialista llegó incluso a manipular los resultados de las últimas Elecciones Europeas –en las que el PSOE fue claramente derrotado por el PP- para argumentar su postura en contra de las propuesta de IU.

Llamazares reprochó a Benegas optar por “hacer una caricatura de nuestras propuestas. Con esta actitud el Grupo Socialista ha pasado el Rubicón. Tomamos nota de que han cambiado su relación con nuestra formación, que pasó de ser preferente a indiferente y que ahora es beligerante”.

El portavoz parlamentario de IU volvió a enfrentar argumentos técnicos a las razones simplistas lanzadas por el diputado socialista. “Usted ha puesto de ejemplo las Elecciones Europeas –dijo- e IU nunca ha pedido un sistema electoral único con una sola circunscripción como ocurre en éste. Pero como lo ha sacado, simplemente le recuerdo que si al elegir 50 eurodiputados IU sacó dos representantes, si se extrapola a los 350 del Congreso (7 veces más) nos corresponderían 14 y lo que pasa, simplemente, es que seguimos teniendo dos”.