viernes, 9 de julio de 2010

Llamazares tacha la reforma de las cajas de ahorro que plantea el Gobierno como "el mayor escándalo en materia económica de los últimos años"

El portavoz parlamentario de IU reclama a Rodríguez Zapatero que “no engañe a los ciudadanos y no dé el cambiazo”, después de dedicar “dinero público a financiar beneficios privados”.

(Madrid, 9 de julio 2010).- El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, rechazó hoy la reforma de la Ley de Órganos de Representación de las Cajas de Ahorro (LORCA) aprobada hoy por el Consejo de Ministros y la tachó como el “escándalo más importante en materia económica de los últimos años”. En su opinión, supone un “ejercicio antidemocrático” que beneficia ante todo a los “especuladores privados” al suponer la “privatización práctica” de estas instituciones y acabar con su fin “social y redistributivo”.

Llamazares advirtió en rueda de prensa en el Congreso que gracias a las cuotas participativas con derechos políticos, el capital privado podrá aprovecharse de los 13.500 millones de dinero público que ha costado el saneamiento de las entidades a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) gracias al “regalo” del Gobierno.

Reclamó a José Luis Rodríguez Zapatero que “no engañe a los ciudadanos y no dé el cambiazo”, después de que su Ejecutivo haya “dedicado dinero público a financiar beneficios privados”.

El dirigente de IU denunció que Rodríguez Zapatero ha actuado “al dictado oscuro del Fondo Monetario Internacional y del Banco de España para volar el último baluarte de la economía mixta y social” que recoge la Constitución con esta privatización de hecho, todo ello avalado por los “presidentes eventuales” de algunas de las cajas.

Gaspar Llamazares indicó que el Ejecutivo ha actuado “de forma antidemocrática” ya que ha elaborado su reforma sin contar ni con los representantes de instituciones sociales en los consejos ni con los gobiernos autonómicos y ayuntamientos, utilizando “el deterioro de lo público para profundizar en la privatización de cajas de ahorro”.

En este sentido, auguró que la reforma aprobada hoy por decreto ley puede tener el rechazo de comunidades autónomas y ayuntamientos, que podrían llegar incluso a los tribunales, “a no ser –dijo irónico- que lo impida algún partido (el PP) que se considera representante de las comunidades”.

Consideró “inaceptable y escandaloso” que las cajas de ahorros, importantes para la economía de las últimas décadas y que hasta ahora no sólo pertenecen a sus impositores sino también a entidades como municipios y comunidades autónomas hayan sido “cambiadas en su naturaleza” por una decisión impuesta.

Llamazares avanzó que el Gobierno tiene previsto que el decreto ley se vote el próximo 21 de julio, un día después de votarse las propuestas de resolución del Debate sobre el estado de la Nación, el techo de gasto y las enmiendas de totalidad a la reforma laboral, algo que puede convertir los plenos en un “pandemónium” de votaciones cruzadas.