miércoles, 28 de julio de 2010

IU, junto a ERC y BNG, reclama que se amplíe el trabajo en el Congreso sobre la Reforma Laboral

para que "haya tiempo para debatir y evitar el 'trágala parlamentario' que intenta el Gobierno"


(Madrid, 27 de julio 2010).- El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, junto a los parlamentarios de ERC y BNG, Joan Tardá y Olaia Fernández, han solicitaron hoy al presidente de la Comisión de Trabajo del Congreso, Juan Barranco, que amplíe el plazo de los trabajos en la Cámara Baja y aplace la reunión prevista del próximo jueves, día 29, para que el debate sobre la reforma laboral se haga de la forma "más rigurosa y responsable posible, haya de verdad tiempo para negociar y se evite la urgencia con la que el Gobierno quiere sacar adelante una ley tan importante".

Llamazares, en una rueda de prensa junto a los otros dos parlamentarios tras la reunión matinal de la ponencia encargada de informar del proyecto de ley de la reforma laboral, constató las dificultades y las presiones que está teniendo el Grupo Socialista para llegar a acuerdos, especialmente por parte de las formaciones de la derecha como PP y CiU, lo que está condicionando los trabajos de la ponencia.

El portavoz parlamentario de IU advirtió de que lo que pretende el Gobierno con esta reforma es un "trágala parlamentario", cuando se trata de "una ley muy importante que debe tramitarse en plazo y con tiempo para la reflexión, el diálogo y el debate".

"Se pretende -dijo- que entre hoy y el jueves se produzca el trámite total de la ley en el Parlamento y eso es una locura y un gravísimo error. No es de recibo que se pueda hacer algo así, de forma tan precipitada y que tiene tantas implicaciones".

Gaspar Llamazares hizo un llamamiento "a la sensatez, a la racionalidad y a la responsabilidad para una tramitación normalizada de una ley muy trascendente".

IU, junto a ERC y BNG, registraron la petición de ampliación del plazo de los trabajos en la Comisión parlamentaria tras quedar patentes las importantes dificultades encontradas en la ponencia para debatir sobre las cerca de 350 enmiendas que todos los grupos han presentado al proyecto de ley de reforma laboral del Gobierno.