martes, 23 de agosto de 2011

Llamazares afirma que la reforma constitucional que plantea Zapatero significa la “amputación del Estado del bienestar” y reclama un referéndum

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha asegurado que la reforma de la Constitución para limitar el déficit público anunciada hoy por José Luis Rodríguez Zapatero en el Pleno del Congreso supondrá, de salir adelante, “la amputación del Estado del bienestar», al tiempo que advirtió que se trata de un tema “lo bastante serio como para que sea sometido a referéndum”.


Llamazares ha explicado que esta propuesta, que la derecha ha aceptado y apoyado de inmediato con entusiasmo a través de Mariano Rajoy, convertiría “una Constitución, que fue de consenso, en otra de derechas y ultraliberal que se carga el actual Estado del ‘medio estar’ o del bienestar”.


“No es aceptable –comentó el diputado de IU- que un Parlamento moribundo que prácticamente tiene convocadas las elecciones, decida sobre algo tan importante que afecta a la vida de la gente con una disyuntiva: Estado del bienestar o bien la ‘ley de la selva’ y la de los mercados”.


Llamazares ha avanzado que Izquierda Unida exigirá que se convoque un referéndum para que los ciudadanos decidan si están de acuerdo con esta reforma constitucional y puedan defenderse de la amputación de derechos que tendrían.


Pese a esta voluntad política, IU conoce que la propia Constitución prevé que los cambios constitucionales que no obligan por sí mismos a ser ratificados en referéndum deben someterse a consulta ciudadana si así lo reclama el 10 por ciento de los miembros del Congreso o el Senado. Llamazares reconoció la dificultad casi insalvable con que se encontrará Izquierda Unida para conseguir ese porcentaje con la suma de las formaciones más pequeñas.


Tachó de “barbaridad” la propuesta de Rodríguez Zapatero y que respalda Rajoy ya que, desde el punto de vista político, “y con lo que está pasando en la calle, una medida de este calibre supondrá una quiebra entre la Constitución y la ciudadanía, que lo que quiere es una salida social a la crisis».


Madrid, 23 de agosto 2011