domingo, 21 de agosto de 2011

Llamazares advierte que "el Gobierno tenía previsto ahorrar 2.500 millones en medicamentos el próximo año sólo con las medidas en marcha desde 2010"

En una respuesta escrita a preguntas del diputado de IU del mes de mayo, el Ejecutivo valoró que en el periodo junio 2010-junio 2011 se habían ahorrado 2.500 millones de euros de gasto farmacéutico y ya vaticinó entonces que sólo con las medidas en vigor, sin contar las del Consejo de Ministros del viernes, “esta tendencia va a continuar en los próximos meses, entre otras razones, por la entrada en vigor del nuevo sistema de cálculo de los precios de referencia”, que se implantó el 1 de marzo de 2011 y cuyo ahorro sólo se contabilizó cuatro meses.


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha advertido hoy que “el Gobierno ya tenía previsto ahorrar cerca de 2.500 millones de euros sobre el gasto farmacéutico en los próximos 12 meses sólo con las medidas que adoptó en 2010, sin contar con el decreto ley para la sostenibilidad del sistema sanitario que aprobó el viernes a bombo y platillo”.


Para Llamazares, “nos encontramos con la circunstancia de que o bien el Gobierno está ahora ‘vendiendo humo’ al anunciar dos veces el mismo ahorro a través de dos conceptos distintos o, lo que es igual de grave, el Ejecutivo socialista muestra una falta de rigor presupuestario preocupante e inaceptable”.


“Da la impresión –afirma- de que el único objetivo de Moncloa es tranquilizar sólo a los mercados internacionales y a las comunidades autónomas al trasladar la imagen de que toma constantemente medidas para propiciar un ahorro superior del que realmente se va a producir y que anuncia por partida doble”.


Gaspar Llamazares basa su denuncia en la repetición de los mismos objetivos de ahorro que se da en la previsión del decreto ley del pasado viernes 19 de agosto y en la que el Ejecutivo ya le había trasladado con anterioridad en respuesta a sus iniciativas parlamentarias. Así, en una respuesta por escrito del 22 de julio a las preguntas que registró el 13 de mayo el Gobierno, con datos de ese mes de mayo, aseguró a Llamazares que para el periodo junio 2010-junio 2011 “en conjunto y en cómputo anual las medidas adoptadas van a tener un impacto de 2.500 millones de euros, lo que supone aproximadamente un 15% del gasto farmacéutico público total”.


Basándose en estos datos, el Gobierno vaticinó a partir sólo de las medidas ya en vigor y sin contar con un decreto ley que aún no tenía previsto que “esta tendencia va a continuar en los próximos meses, entre otras razones, por la entrada en vigor del nuevo sistema de cálculo de los precios de referencia”, que se implantó el 1 de marzo de 2011 y que sólo había influido durante cuatro meses en el ahorro producido.


Se da la circunstancia de que mientras el Gobierno ya había adelantado un ahorro futuro similar a los 2.500 millones de euros no gastados desde 2010, en la Referencia del Consejo de Ministros del pasado viernes se reiteraba textualmente que con las medidas de austeridad en la prestación farmacéutica aprobadas ese día “se prevé un ahorro para el Sistema Nacional de Salud de unos 2.400 millones de euros anuales y de 167 millones en la aportación de los ciudadanos”.


Para que no quedara lugar a dudas se apostillaba que “este ahorro se suma a los obtenidos el año pasado mediante los Reales Decretos Leyes 4/2010 y 8/2010, que han permitido por primera vez en la historia del Sistema Nacional de Salud reducir el crecimiento de la factura farmacéutica”.


En su respuesta a Llamazares, el Ejecutivo reconoce directamente que “este recorte está impactando fuertemente en todos los agentes de la cadena farmacéutica, especialmente en la industria y en las oficinas de farmacia”.


Madrid, 21 de agosto 2011