jueves, 29 de abril de 2010

A propuesta de IU, el congreso insta al gobierno de Marruecos a la "excarcelación" de los siete activistas saharauis

en huelga de hambre desde hace más de un mes.

El portavoz parlamentario de IU, Gaspar Llamazares, logra en la Comisión de Exteriores que se inste también al Ejecutivo español a reforzar las acciones diplomáticas para la pronta libertad de estos activistas presos desde octubre de 2009, así como a que haga un seguimiento del respeto a los Derechos Humanos en el país vecino

(Madrid, 28 de abril 2010).- El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy a propuesta de Izquierda Unida instar al Gobierno de Marruecos a la "excarcelación" de los siete activistas saharauis de Derechos Humanos detenidos por las autoridades marroquíes desde octubre de 2009 y en huelga de hambre desde hace más de un mes.

La Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja aprobó la propuesta defendida esta tarde por el portavoz parlamentario de IU, Gaspar Llamazares, que aceptó una enmienda posterior para facilitar su aprobación.

El texto aprobado insta, por un lado, al Gobierno español a "continuar interesándose ante las autoridades marroquíes por la situación de los siete activistas saharauis, realizando las acciones diplomáticas al efecto".

En un segundo punto, la iniciativa parlamentaria establece "instar al Gobierno marroquí en los proceso judiciales abiertos contra los siete activistas al pleno respeto de los Derechos Humanos, de sus garantías procesales y de la dignidad y seguridad de sus familiares".

En la parte más destacada del texto aprobado se insta también a las autoridades marroquíes de forma explícita a "su excarcelación, como ya ha hecho con la única mujer procesada".

El tercer y último punto establece instar al Ejecutivo español "a mantener y reforzar su compromiso con los Derechos Humanos durante la Presidencia española del Consejo de la Unión Europea en el convencimiento de que el respeto de los Derechos Humanos y el diálogo entre las partes contribuyen a la búsqueda de una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable del conflicto que prevea la libre determinación del Sahara Occidental en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas, que España apoya".

"En es este sentido -continúa-, se insta a la partes a perseverar en el proceso de diálogo reiniciado en agosto de 2009 en Dürnstein (Austria) y proseguido en febrero de 2010 en Armonk (Nueva York).

En Grupo Socialista no aceptó una última propuesta de Izquierda Unida con la que se pretendía "plantear en Naciones Unidas la posición del Congreso de los Diputados de que la MINURSO asuma la supervisión de los Derechos Humanos en el Sahara Occidental".