miércoles, 21 de abril de 2010

Bono: En la protección de los derechos civiles no debemos tener ningún desliz

Madrid, 20 abr (EFE).- El presidente del Congreso, José Bono, ha criticado el uso por parte del FBI de una fotografía del diputado de IU, Gaspar Llamazares, para elaborar un retrato robot de Osama Bin Laden, y ha subrayado que desde las administraciones "en la protección de los derechos civiles no debemos tener ningún desliz".

Bono ha intervenido hoy en la presentación del libro "Rojos en la Red", de José Francisco Mendi, acto en el que han participado el propio Llamazares, y al que ha asistido el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, a quien el autor muestra su solidaridad en la última página ante las querellas a las que se enfrenta.

El presidente del Congreso ha calificado como "muy grave" la manipulación de la imagen de Llamazares, un incidente que demuestra, a su entender, la "ineficacia" de algunos funcionarios en los servicios secretos pero también el "riesgo" que existe sobre la integridad y los derechos de las personas.

"Es especialmente preocupante que quienes tienen que velar por nuestra seguridad tengan este nivel de -quiero entender- ineficacia y que puedan poner en solfa el honor de cualquier ciudadano honrado, sea o no diputado", ha afirmado.

Tras considerar "intolerable" que se utilice una foto real para un caso así, Bono ha dicho no creerse que nadie en toda la cadena de mando del FBI supiera que la imagen que se estaba usando para elaborar el retrato del terrorista era la de un diputado español y, además, de Izquierda Unida.

Además, ha pedido a todos los ciudadanos que estén vigilantes ante cualquier ataque a los derechos que se produzca en internet, que "puede ser una red maligna" y "un depósito de posibilidades perniciosas".

Por su parte, Gaspar Llamazares ha explicado cómo al tener conocimiento del uso de su imagen pasó de creer que se trataba de una "broma entre amigos" a, posteriormente, considerarlo "una broma macabra" y, finalmente, a debatirse "entre la indignación y la inseguridad".

Igual que Bono, el diputado de IU ha dicho no creer que el máximo responsable del uso de su imagen sea un funcionario, un simple artista forense.

En este sentido, ha llamado la atención sobre el hecho de que no sólo se emplee la fotografía de alguien que físicamente no tiene nada que ver con el terrorista al que se busca, sino que, además, sea la imagen de una persona viva y, por si fuera poco, de un ciudadano público conocido por una determinada posición ideológica.

"Da la impresión de que la paranoia terrorista por parte del Gobierno de Estados Unidos y sus instituciones de seguridad ha dado alas a estos organismos para poner en riesgo las libertades", se ha quejado el diputado.

El jurista Joan Garcés ha advertido de cómo a través de la red los ciudadanos e incluso gobiernos enteros pueden ser manipulados, y ha puesto como ejemplo la justificación de la guerra de Irak, "que no pudo parar ni el Consejo de Seguridad de la ONU", por lo que ha instado a no permanecer pasivos ante campañas que buscan provocar respuestas psicológicas determinadas en la sociedad.

En similares términos, el autor del libro ha alertado no sólo de la utilización de internet por parte de determinados grupos, sino también de la voluntad de "diseñar una sociedad" sin capacidad crítica que crea todo lo que aparezca en la red.

Mendi ha subrayado que "Rojos en la red" más que un libro es la denuncia de "una de las vulneraciones y agresiones más flagrantes a un diputado", y también una reivindicación de un uso democrático de internet como medida de participación ciudadana.

Al acto, celebrado en el Círculo de Bellas Artes, han acudido entre otros el diputado de ICV, Joan Herrera, la dirigente de IU Inés Sabanés, la fiscal coordinadora de terrorismo internacional en la Audiencia Nacional, Dolores Delgado, o el magistrado de este tribunal Fernando Andréu.