miércoles, 21 de abril de 2010

IZQUIERDA UNIDA REGISTRA UNA PROPOSICIÓN DE LEY EN EL CONGRESO PARA REFORMAR LA LEY DE AMNISTÍA Y QUE DEJE DE INTERPRETARSE COMO UNA "LEY DE PUNTO FIN

Gaspar Llamazares afirma que “los delitos de genocidio y de lesa humanidad no prescriben, lo que debe quedar reflejado con claridad en esta ley”





(Madrid, 20 de abril 2010).- Izquierda Unida ha registrado hoy en el Congreso una proposición de ley con vistas a modificar la Ley de Amnistía de 1977 para evitar que desde determinados ámbitos pueda seguir siendo interpretada como una ‘ley de punto final’, de forma que esta norma no sea de aplicación frente a actos criminales de genocidio o de lesa humanidad cometidos durante el franquismo.


El contenido de esta iniciativa, registrada por IU junto a ICV, fue explicada hoy en la ronda de ruedas de prensa de los Grupos celebradas tras la Junta de Portavoces por los diputados de estas formaciones, Gaspar Llamazares y Joan Herrera. El portavoz parlamentario de IU detalló que tal y como sostienen numerosas normas internacionales, así como el Código Penal español, “los delitos de genocidio y de lesa humanidad no prescriben, lo que debe quedar reflejado con claridad en la Ley de Amnistía”.


Esta cuestión es precisamente una de las que está generando más polémica dentro del agrio debate suscitado en torno a las acciones judiciales emprendidas contra el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por su intento de investigar los crímenes del franquismo, por lo que será juzgado por el Tribunal Supremo y, muy posiblemente, suspendido de funciones por el Consejo General del Poder Judicial.


El texto de la proposición de ley propone añadir un nuevo artículo quinto bis en el que se garantice que “en ningún caso será de aplicación la amnistía a los actos criminales de genocidio o de lesa humanidad cometidos con anterioridad a la presente ley”, además de especificar qué acciones deben ser entendidas como genocidio o como crímenes de lesa humanidad.


También se propone añadir una Disposición Adicional según la cual “cualquier resolución judicial o acto administrativo dictado contraviniendo la presente Ley podrá ser revisado en cumplimiento de la misma”.


Llamazares advirtió de que la interpretación que desde determinadas instancias judiciales se está haciendo tanto de la ley de Amnistía como de la más reciente de Memoria Histórica supone “una bofetada” al Congreso. “El escándalo es que los verdugos sean legitimados por el Tribunal Supremo como acusadores y que las víctimas sean juzgadas y penadas una vez más”, dijo.


En su opinión, “nos encontramos ante una tergiversación de ambas leyes y, lo que es peor, ante un cambio de esa legislación como parte del negacionismo del franquismo y, por tanto, de la ingratitud hacia los antifranquistas y con las víctimas de la dictadura. Da la sensación de que las víctimas del franquismo en este país van a tener que pedir perdón”.


Para el diputado de IU, “bien estaría que algunos jueces del Tribunal Supremo, además de respetados, fuesen respetables” y no interpretasen “sesgada y torticeramente” la legislación.


Gaspar Llamazares explicó de forma didáctica que la Ley de Amnistía “no es en absoluto la ‘ley de punto final’ que algunos pretenden. En nuestro país no ha habido ningún tribunal de justicia hasta ahora que haya autorizado la Ley de Amnistía con este fin. Además, no se encontrará en esta ley ningún artículo que diga que quedan amnistiados todos los delitos políticos de los franquistas, porque eso no existe”.


Criticó que desde múltiples ámbitos de la derecha se quiera ahora hacer suya esta ley “ignorando que no la votaron en 1977”, al tiempo que contribuyen a “interpretaciones torticeras de normas que se han aprobado en el Parlamento”.


Preguntado sobre la decisión del Gobierno de no revisar la Ley de Amnistía, a tenor de la respuesta dada a los familiares argentinos de víctimas del franquismo que han emprendido en su país una acción judicial contra la dictadura, Llamazares respondió que “sobra una parte de los argumentos ofrecidos por algunos miembros del Ejecutivo, los mismos que insisten en negar la justicia a las víctimas”.