jueves, 28 de febrero de 2008

Pacto de Estado contra la especulación

Es necesario un pacto de Estado contra la especulación y la corrupción urbanística, fenómenos ambos que son las principales amenazas para el futuro de España a pesar que ni en el pasado debate excluyente a dos del pasado Lunes ni el candidato del PSOE ni el del PP les dedicaron ni un segundo. Hay que terminar con la frivolidad, la corrupción política y el pillaje urbanístico.

Este pacto tendría como principios básicos la suspensión inmediata de aquellos cargos públicos incursos en procedimientos en los tribunales, ejecución de las sentencias que ahora se dilatan hasta la impunidad y creación del a figura del inspector estatal de Urbanismo.

En muchos lugares de España ha existido durante años un caldo de cultivo en la economía especulativa y eso degenera irreversiblemente en corrupción. Es necesario un cambio.

Un saludo,

Gaspar.

3 comentarios:

juanespagnol1970 dijo...

También habría que preocuparse de los precios de los sectores básicos y las diferencias entre productos en origen y en destino, ejemplos:

Limón:
Limón origen
Limón en destino
Ternera:
Ternera en origen Kg
Ternera en destino Kg

Cypher dijo...

Eso, que luego junta el cielo y la tierra cuando al político le pintan un grifiti en la pared de su edificio.

Por cierto, Valderas estubo muy bien en el debate con Chaves.

EduardoRos dijo...

Estimado Sr. Llamazares:
Difícilmente van a aceptar los dos grandes partidos limitar la especulación y la corrupción, porque ellos ocupan los ayuntamientos y la financiación de los partidos y sus deudas y las prebendas de las Cajas de Ahorros y sus negocios con inmobiiarias, recalificaciones y otros asuntos para la fiscalía, todo eso, no va a permitir pactos. Igual que no habrá ley electoral justa que evite el bipartidismo entre cocacola y pepsicola, ésto no puede funcionar. Pero eso no significa que Vds. no tengan toda la razón, porque la tienen. Lástima que los ciudadanos vean como sus votos se escamotean en circunscripciones uniprovinciales y su voz se apaga bajo los altavoces de la prensa de PRISA y de todos los medios más a su derecha. Ánimo. La fuerza de la razón es suya. La razón de la fuerza es de los que tienen debate el lunes.