sábado, 1 de octubre de 2011

Llamazares solicita por escrito a Zapatero que haga pública la carta y las exigencias que le envió Trichet antes de la reforma constitucional exprés

El portavoz parlamentario de IU hace esta petición tras filtrarse en Italia una misiva supuestamente similar del presidente del Banco Central Europeo a Berlusconi, en la que le conmina a realizar múltiples recortes sociales como los ejecutados por el Gobierno del PSOE en España.


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha solicitado por escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que haga público el contenido de la carta que le envió antes del verano el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, donde, supuestamente, le habría exigido una serie de medidas políticas y la puesta en marcha una nueva batería de recortes sociales. Esta misiva de Trichet y su contenido tendrían estrecha relación con la decisión adoptada por el BCE en esas mismas fechas de socorrer a España e Italia con la compra masiva de bonos para hacer frente a los ataques especulativos que hacían peligrar su deuda.


Llamazares ha tomado la decisión de enviar una carta a Rodríguez Zapatero después de que la Prensa italiana haya desvelado el texto de una misiva que el propio Trichet y el presidente del Banco de Italia, Mario Draghi, remitieron a Silvio Berlusconi el 5 de agosto, y que puede tener características similares a la recibida por el presidente del Gobierno español.


“Le sugiero –le escribe Llamazares a Zapatero- que, en aras de la transparencia de la que siempre ha hecho gala, haga pública la misiva cuanto antes, evitando que no sea el resultado de una filtración como en Italia”.


El portavoz parlamentario de IU califica de “durísima y casi al límite del cinismo” la carta de Trichet a Berlusconi, donde el presidente del BCE conmina al líder italiano a aprobar una serie de medidas sobre privatizaciones, recortes de derechos sociales y de empleo público, así como reforma de las pensiones.


“En este humillante ultimátum –le recuerda Llamazares a Rodríguez Zapatero-, llama la atención la exigencia del BCE a Italia de una reforma constitucional que refuerce la disciplina presupuestaria, así como el requerimiento de una cláusula de reducción automática del déficit mediante recortes horizontales de los gastos discrecionales”.



A CONTINUACIÓN SE INCLUYE EL TEXTO ÍNTEGRO DE LA CARTA REMITIDA POR GASPAR LLAMAZARES A JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO



Madrid, 30 de septiembre de 2011


Estimado Sr. Presidente del Gobierno:


Il Corriere Della Sera desveló ayer el texto original de la carta confidencial que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, y el del Banco de Italia, Mario Draghi, enviaron el 5 de agosto al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. En la misiva, durísima y casi al límite del cinismo, el BCE conminaba al Gobierno italiano a aprobar un decreto-ley y a hacerlo ratificar por el Parlamento en septiembre, detallando sus contenidos que, entre otros, incluían


- la privatización de los servicios locales a gran escala;


- la reforma del sistema de negociación salarial colectiva para que a nivel de empresa se puedan recortar los salarios y las condiciones de trabajo;


- la revisión de las normas de despido de los trabajadores;


- la anticipación a 2012 del 1% de déficit y a 2013 del equilibrio presupuestario, a través del recorte del gasto público;


- la reforma del sistema de pensiones ampliando la edad de jubilación de las mujeres


- la reducción del empleo público.


En este humillante ultimátum, llama la atención la exigencia del BCE a Italia de una reforma constitucional que refuerce la disciplina presupuestaria, así como el requerimiento de una cláusula de reducción automática del déficit mediante recortes horizontales de los gastos discrecionales.


Teniendo en cuenta la procelosa y fulgurante reforma constitucional que sacraliza la estabilidad presupuestaria en España, y que, según las informaciones publicadas, usted ha recibido una carta similar días antes de que el BCE socorriera a España e Italia con la compra de bonos, tengo el honor de solicitarle una copia de la misma. Le sugiero que, en aras de la transparencia de la que siempre ha hecho gala, haga pública la misiva cuanto antes, evitando que no sea el resultado de una filtración como en Italia.


A la espera de su respuesta, aprovecho la ocasión para desearle lo mejor en su nueva etapa y que pueda seguir prestando un fiel y desinteresado servicio a la ciudadanía española.



Gaspar Llamazares Trigo


Madrid, 1 de octubre 2011