jueves, 21 de julio de 2011

Llamazares vota en contra del “retroceso histórico” de la jubilación a los 67 años

Transcripción íntegra de la intervención del portavoz parlamentario de IU en el Pleno de hoy (21-7-11).


Señorías, escribimos hoy otra negra página de esta desgraciada legislatura, donde a la crisis económica se suma una gravísima crisis política porque los ciudadanos y sus representantes están condicionados en buena parte por los mercados, por la especulación financiera.


Señorías, esta reforma de la Seguridad Social no es tal reforma ni es la denominada reforma paramétrica de la Seguridad Social. Se trata de un retroceso histórico en una conquista de los trabajadores y de los ciudadanos como es jubilarse a los 65 años, jubilarse todavía sin discapacidad. Estamos no sólo ante un retroceso histórico, estamos ante un fraude programático. Ningún partido de esta Cámara ha presentado en su programa electoral el alargamiento, la prolongación de la edad de jubilación. Por tanto, se trata de un fraude político a los ciudadanos ante el ‘golpe de mercado’.


Por otra parte, señorías, es una medida inútil porque los mercados, los especuladores financieros, se han demostrado como especuladores insaciables: no les va a ser suficiente esta medida; no bastará con el sacrificio de los 65 años de jubilación; no bastará tampoco con las medidas de ajuste y los recortes sociales, ni siquiera con las privatizaciones salvajes, como la que se está produciendo en estos momentos en AENA sin ningún control parlamentario, como denunció en su momento el Partido Socialista, cuando era fuerza de oposición.


Señorías, no serán suficientes estos recortes y continuará el ataque de los mercados. No podemos hacer aquello de todo por la deuda, porque en estos momentos la deuda no solamente amenaza la estabilidad económica, sino que amenaza también nuestra representación política. Porque, señorías, terminamos muy mal esta legislatura, estamos al final de la legislatura y esta es una nueva mancha en nuestro expediente, en el expediente parlamentario.


Por eso yo les pido, señorías, que paralicen esta medida, que no voten este retroceso histórico. Yo les pido que recuperen la dignidad del Parlamento frente a la imposición de los llamados mercados; nosotros no somos intermediarios de los mercados, somos los representantes de la ciudadanía y, por tanto, nos debemos a ella.


Y les pido, señorías, sensibilidad social, porque este retroceso histórico, este recorte drástico de nuestro sistema público de pensiones, no solamente no es necesario porque tenemos un sistema de pensiones viable, sino que es profundamente injusto: el mensaje es que unos pocos provocan la crisis y se van de rositas, y la gran mayoría sufren la crisis y pierden derechos. Señorías, piénseselo bien. Nosotros votaremos en contra. Muchas gracias.


Madrid, 21 de julio 2011