martes, 8 de junio de 2010

Llamazares defiende una moción en el congreso para que el Gobierno no reforme unilateralmente el mercado laboral y las pensiones,

y acometa cambios fiscales en profundidad.

El texto insta también al Ejecutivo a que lleve a cabo una reforma del sistema financiero que regule el sector y favorezca el acceso al crédito, mantener la dimensión social y territorial de las Cajas de Ahorro y solicita que se mantengan las ayudas extraordinarias a los parados que hayan agotado el subsidio

(Madrid, 7 de junio 2010).- El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, defenderá mañana martes en el Pleno del Congreso una moción en la que, entre otros puntos, exige al Gobierno que no lleve a cabo de forma unilateral la reforma laboral ni la de las pensiones, le insta a acometer una reforma fiscal en profundidad, así como también del sistema financiero que regule el sector y favorezca el acceso al crédito, al tiempo que solicita que se mantengan las ayudas extraordinarias a los parados que hayan agotado el subsidio.

La moción de Llamazares es consecuencia de la interpelación que llevó a cabo hace dos semanas a la vicepresidenta económica, Elena Salgado. Tras ella, el portavoz parlamentario de IU denuncia que el ‘decretazo’ antisocial del Gobierno, sólo respaldado por el Grupo Socialista, y el paquete anterior de medidas anticrisis de Rodríguez Zapatero “conforma un conjunto de recortes salariales y sociales sin precedentes en nuestro país, que afectan fundamentalmente a los funcionarios, a los pensionistas, a los enfermos, a las personas dependientes y a los Ayuntamientos, es decir, a los ciudadanos e instituciones más débiles”.

Recuerda que “el Gobierno no ha incluido la menor medida de ajuste dirigida a las rentas altas, especialmente en materia fiscal, ni a las personas, sociedades e instituciones financieras causantes de la crisis, renunciando a distribuir de la forma más equitativa posible el esfuerzo solidario que toda la sociedad debería realizar para fomentar el crecimiento económico y desarrollar los servicios públicos del Estado de Bienestar”.

Gaspar Llamazares señala que “por mucho que haya sido aplazada a 2011 en una rectificación forzada por las protestas, la prohibición de solicitar nuevos créditos por parte de las Corporaciones Locales contribuirá a la asfixia económica de los Ayuntamientos, a los que por otra parte se obliga a abreviar el pago a sus acreedores, sin que el Gobierno haya cumplido su compromiso de financiación de las Haciendas Locales”.

El portavoz parlamentario de IU advierte que “con más de 4,5 millones de personas en paro y la fragilidad de buena parte del empleo creado, hay que potenciar las políticas activas de empleo y asegurar una suficiente protección por desempleo, más necesaria que nunca. Muchas personas, agotada la prestación contributiva, el subsidio reservado a quien tenga cargas familiares o sea mayor de 45 años, o la ayuda extraordinaria de 400 euros mensuales que el Gobierno les concedió, se verán sumidas en la marginación por falta de ingresos”.

Llamazares indica que “las propuestas incluidas en la moción tienen por objetivo principal el reparto justo y equitativo del esfuerzo necesario para una salida social de la crisis, con una serie de medidas tributarias urgentes y orientadas a conseguir recursos a corto plazo, con efectos redistributivos, actuar sobre las causas de la crisis y paliar sus efectos sobre los trabajadores y los sectores más vulnerables de la población”.

TEXTO ÍNTEGRO DE LA PARTE PROPOSITIVA DE LA MOCIÓN PARLAMENTARIA
El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

1.- Abstenerse de tomar medidas unilaterales al margen de la concertación social en materia de reforma laboral, en la convicción y la experiencia de que sólo los acuerdos de concertación son útiles y viables en materia de relaciones laborales.

2.- Evitar medidas unilaterales de reforma de las pensiones al margen del Pacto de Toledo.

3.- Mantener la dimensión social y territorial de las Cajas de Ahorro, frente a su conversión en entidades bancarias como sociedades tenedoras de acciones.

4.- Abrir con las fuerzas políticas y organizaciones sociales una negociación sin límites ni prejuicios, para un acuerdo equilibrado de salida justa a la crisis, con un reparto equitativo de las cargas y beneficios, y con una mayor contribución de las rentas más altas.

5.- Iniciar una reforma fiscal en profundidad que suponga unos ingresos adicionales de como mínimo el 1% del Producto Interior Bruto,
a) que afecte a las rentas más altas y a los movimientos estrictamente especulativos de capitales;
b) que discrimine a las sociedades meramente instrumentales de las sociedades productivas;
c) que introduzca elementos de fiscalidad ambiental para que pague más quien más contamine.

6.- Suprimir las SICAV

7.- Promover una reforma del sistema financiero que regule el sector y facilite el acceso al crédito.

8.- Recuperar el Impuesto sobre el Patrimonio

9.- Dar continuidad a la ayuda mensual de 400 euros a los parados que hayan agotado el subsidio de desempleo.