viernes, 2 de septiembre de 2011

Llamazares bloquea el intento "in extremis" de PSOE y PP de atraerse a CIU para justificar así una reforma de la Constitución sin tantos rechazos

La iniciativa tomada por el portavoz parlamentario de IU retrasa los plazos de la ‘reforma exprés’ que habían previsto la derecha y los socialistas, ya que si CiU no quiere renunciar al contenido de las dos enmiendas transadas y no votadas hoy las tendría que llevar al Senado y, de aprobarse allí, habría un nuevo debate en el Congreso.


El portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, logró bloquear hoy en el Pleno del Congreso el intento de última hora desplegado por PSOE y PP para atraerse a CiU y que no quedara en evidencia el amplio rechazo que ha provocado en el resto de formaciones –salvo UPN- y entre algunos diputados socialistas la atropellada ‘reforma exprés’ de la Constitución. Llamazares, tal y como permite el Reglamento de la Cámara, bloqueo la votación de dos enmiendas transaccionales que los dos grupos mayoritarios habían presentado ‘in extremis’ a tres enmiendas de CiU para que el grupo catalán se abstuviera, al menos, en una votación en la que finalmente no participaron.


El parlamentario de IU trató de oponerse a la tramitación de estas enmiendas transadas por PSOE-PP y CiU al comienzo de la votación para así poder abandonar el Hemiciclo como hicieron la diputada de ICV (Núria Buenaventura), los de ERC (Francesc Canet, Joan Ridao y Joan Tardà), junto a dos de sus senadores que asistieron al Pleno, y los dos parlamentarios del BNG (Olaia Fernández, Francisco Jorquera) y de Nafarroa Bai (Uxue Barkos). El presidente del Congreso, José Bono, no se lo permitió en ese momento y le retiró el uso de la palabra, por lo que Llamazares tuvo que esperar al momento exacto de la votación de esas dos enmiendas pactadas, sin que participara desde su escaño en el resto de votaciones.


Una vez bloqueada la votación de las dos enmiendas transaccionales Llamazares dejó su escaño y trató de abandonar el Hemiciclo para incorporarse al grupo de diputados que estaban fuera, lo que Bono no permitió al haber dado orden a los ujieres del Hemiciclo de cerrar las puertas del mismo, algo que es habitual pero al objeto de que ningún diputado pueda entrar, no salir, una vez iniciada la votación. El diputado de IU permaneció en la puerta del Salón de Plenos hasta que le permitieron abandonarlo una vez acabada la sesión.


Con el bloqueo realizado hoy por Gaspar Llamazares se retrasan sustancialmente los plazos que PSOE y PP tenían previstos para ejecutar a toda rapidez su reforma de la Constitución. CiU puede llevar las dos enmiendas bloqueadas hoy al Senado. Si allí son aprobadas –algo muy posible, ya que su contenido cuenta con el apoyo de PSOE y PP con quienes las pactó hoy-, obligaría a que se tuviera que habilitar un nuevo debate en el Congreso para ser ratificadas.


Esta iniciativa parlamentaria de Llamazares se ha producido después de que la Mesa del Congreso, con los únicos votos de PSOE y PP, vetara por dos veces -tanto ayer por la tarde como esta misma mañana- que se pudiera debatir hoy la enmienda a la totalidad registrada por IU e ICV a la proposición de ley pactada la semana pasada por la derecha y los socialistas.


Con esa enmienda a la totalidad de IU e ICV que al final no ha podido ser votada se pretendía incluir la posibilidad de un referéndum para que los ciudadanos se pudieran pronunciar sobre esta reforma, así como defender la permanencia en la Constitución de aspectos sociales, que con la reforma en marcha se ven gravemente cercenados.


Además, PSOE y PP también habían unido sus votos en las reuniones de la Junta de Portavoces y de la Mesa de la Cámara de esta mañana para tumbar el escrito de impugnación que IU e ICV registraron el pasado martes para rechazar el chapucero ‘procedimiento exprés’ sin consulta a los ciudadanos de la reforma constitucional.


Madrid, 2 de septiembre 2011