martes, 23 de marzo de 2010

IU pide un pacto que no sea de mínimos, sino que se "toque" a Farmaindustria.

Madrid, 23 marzo 2010

(EFE).- El diputado de IU, Gaspar Llamazares, ha afirmado hoy que las medidas acordadas la pasada semana entre Gobierno y comunidades autónomas para reducir el gasto sanitario es un acuerdo "de mínimos", y ha señalado que se debe tocar también "a los fuertes", a los "beneficios
importantísimos" de Farmaindustria.

Durante una rueda de prensa en el Congreso, Llamazares ha hecho una valoración "modesta" de las medidas acordadas por la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, y los consejeros autonómicos en el Consejo Interterritorial de Salud que se celebró el pasado jueves, medidas que,
según estima el Gobierno, permitirán reducir el gasto sanitario en 1.500 millones de euros.

Para Llamazares, se trata de un "acuerdo de mínimos" que implica "algunos avances parciales", especialmente en lo que se refiere a racionalización del gasto farmacéutico, pero ha considerado que estas medidas no supondrán la consolidación y sostenibilidad futura del sistema sanitario público.

Llamazares, presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, ha criticado que no se esté abordando, por tanto, un pacto de Estado, que implicaría "tocar a los fuertes, tocar los beneficios importantísimos de Farmaindustria en España".

Según ha señalado, éste es el sector farmacéutico con más beneficios y que evoluciona más al alza en el marco de la Unión Europea, por lo que las medidas no se pueden quedar sólo en aquello que afecta a los medicamentos genéricos.

Otro reto en el que se debe avanzar, ha agregado, es en mejorar la calidad de la atención sanitaria, que aún tiene un camino por recorrer y que requiere la participación de los profesionales y los ciudadanos.

El diputado ha reiterado que los acuerdos dejan pendientes varios retos para consolidar el sistema y ha confiando en que las "prisas" de las comunidades para recortar el gasto y del Gobierno central por buscar acuerdos no se traduzca en un acuerdo "de mínimos" y no en el pacto "ambicioso" al que aspira la sociedad.