lunes, 1 de febrero de 2010

IU tacha de "estafa a los ciudadanos" retrasar la jubilación a los 67.

Madrid, 29 ene (EFE).- Izquierda Unida e ICV han criticado duramente al Gobierno por su propuesta de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años, una iniciativa "injustificable" e "injusta", han dicho, que supone una "estafa a los ciudadanos" y el "mayor ataque" al modelo social español en muchos años.


En una rueda de prensa en el Congreso, los portavoces de ambas formaciones, Gaspar Llamazares (IU) y Joan Herrera (ICV), se han mostrado muy indignados con esta "brutal" iniciativa contra los derechos de los trabajadores, que, además, parte de un Gobierno "que se dice de izquierdas", han lamentado.


Llamazares, que ha pedido al Ejecutivo que rectifique, ha asegurado que el aplazamiento de la jubilación, que hoy se propondrá en el Consejo de Ministros, no tiene justificación alguna porque el sistema de pensiones goza de "buena salud".


Además, ha advertido de que la primera consecuencia que tendrá esta medida es la "ruptura" con la izquierda parlamentaria porque "no llegaremos a ningún consenso".


Se podría haber puesto sobre la mesa, ha añadido Herrera, que la edad real de jubilación se "acercara" a la legal de los 65 años, ya que la media en España está en los 62 ó 63, pero fijarla en los 67 es "una pérdida efectiva de derechos", y el Gobierno "se había comprometido a no llevarla a cabo", según ha apuntado.


Cómo puede ser, se ha preguntado el dirigente de ICV, que "hayamos estado hablando durante años del superávit" del sistema y ahora se proponga retardar la jubilación y, además, sin plantearlo en ningún momento en la comisión parlamentaria de seguimiento del Pacto de Toledo, que trabaja en la reforma del sistema de pensiones.


Hasta ahora, en esta comisión, sólo el PP proponía aumentar la edad de retiro y "el resto les criticábamos", ha dicho Llamazares, pero ahora resulta que el Gobierno decide hacerle "el trabajo sucio" a la derecha y de paso, ha opinado, "ponerle la alfombra roja" para llegar a la Moncloa.


Respecto al plan de austeridad con un recorte del gasto público de 50.000 millones de euros, que previsiblemente aprobará también hoy el Ejecutivo, el portavoz de IU ha explicado que, aparte de ser una medida "socialmente injusta", reducirá las ayudas públicas para superar las dificultades económicas, de tal forma que se abonará así, "una recaída mayor en el pozo de nuestra crisis".


No se oponen a un gasto eficiente del presupuesto ni a que se eliminen los gastos superfluos, ha subrayado Llamazares, pero un reducción de esta magnitud supone "un recorte" de las transferencias sociales, de las garantías de los ciudadanos y de las transferencias a las comunidades autónomas y municipios.