lunes, 9 de agosto de 2010

Llamazares advierte que frente a los datos "frágiles" de crecimiento del PIB el Gobierno debe "corregir su política antisocial

y apostar por la política industrial y la inversión pública"

(Avilés, 6 de agosto 2010).- El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha pronosticado una “nueva recaída” en el Producto Interior Bruto (PIB) en el próximo semestre si el Gobierno sigue sin corregir su política y mantiene los recortes antisociales y en la inversión pública motivados por su “obsesión por el déficit”.

Llamazares valoró así los datos “coyunturales y frágiles” avanzados por el Banco de España sobre el crecimiento de un 0,2% del PIB en el último semestre, durante una rueda de prensa celebrada en Avilés tras visitar el Centro Niemeyer, acompañado por el coordinador general de IU en Asturias y el coordinador local, Jesús Iglesias y Fernando Díaz, respectivamente.

En su opinión, “salir realmente de la crisis no pasa por el ajuste duro ni la contrarreforma laboral, sino por poner en valor la política industrial y acentuar la inversión pública. Pese a lo que diga el Gobierno, esto no demuestra que hemos salido de la crisis, sobre todo cuando ha adoptado medidas de recorte brutal en las inversiones públicas que pueden provocar la recaída de la economía en el segundo semestre”.

Llamazares insistió en la preocupación de Izquierda Unida por el empleo y detalló que el aplazamiento o eliminación definitiva de hasta un 30 por ciento las infraestructuras públicas previstas “es muy grave porque provocará sin lugar a dudas una recaída de la economía y la pérdida de empleo”, lo que se verá agravado por “las desregulaciones laborales que precarizan el empleo y los sucesivos recortes sociales”.

El diputado de IU emplazó al Gobierno para que “reconsidere su política, asuma la obsesión por el desempleo y deje su obsesión por el déficit público. Debe reconsiderar el brutal recorte en infraestructuras y replantearse el impulso público para la recuperación económica”.

Sobre la huelga general convocada por los sindicatos para el 29 de septiembre valoró que “no sólo es necesaria, sino útil. Servirá para mostrar el rechazo del ciudadano al giro a la derecha de las políticas del Gobierno”, dando una oportunidad a la sociedad para reclamar al Ejecutivo socialista que corrija su política.

Gaspar Llamazares valoró que este paro “será un éxito para los sindicatos y para los ciudadanos” y conllevará “la desafección del movimiento sindical de las políticas del Gobierno”.